Con el amor no alcanza para desarrollarse
con una autoestima positiva


Escuela para Padres
Grupos
Colegios
Consultas individuales
Chat
Foro
 
 
  Home Page  
  Directora  
  Criar a un hijo  
  Metodología  
  Grupos  
  Cocinando  
  Talleres en colegios  
  Adopción  
  Patologías severas  
  Consultas individuales  
  Notas de interés  
  Videos  
  Blog  
  Enviar un mail  
.

Páginas amigas
Nuestro blog
Nuestro Facebook

Los niños adoptados son hijos

.............................................................................................

   La adopción es un modo de parentalidad equivalente simbólicamente, a la paternidad biológica. La biología en sí, no define ser padre y madre. Estas funciones fundamentales para el armado psíquico del niño, comienzan a desarrollarse antes del nacimiento o de la adopción, desde el momento en que se genera el deseo de tener un hijo y se sueña con él.

   Un niño, antes de ser dado en adopción, sufre una separación, es una privación de un vínculo real con la mujer que lo gestó con un hombre que tampoco está, esto marca una huella que es sentida como un “agujero”.

   Al ser adoptado, hay una posibilidad de reparación y cambio. Se inaugura un nuevo vínculo, generalmente el primero de una experiencia de amor y una vivencia de satisfacción, que marca una impronta en la sensación de sentirse contenido y seguro. El bebé comenzará a conectarse afectivamente con sus padres adoptantes, a conocer el tono de voz, el olor familiar y los tiempos. Entonces ese “agujero” comienza a cerrarse, si todo va siendo lo suficientemente normal.

   El proceso de ser uno mismo, no se produce en el acto del nacimiento, tiene que ver con una necesidad humana básica y fundamental para el desarrollo del ser, que es la necesidad de apego y de ser parte de la historia de alguien para quién el vínculo también tenga un sentido especial.

   Esta necesidad básica para el armado emocional, es tan necesaria como el alimento y precisa de una interconexión afectiva profunda. El afecto también nutre. Cuando se establece el apego, una separación es más desgarrante y potencia la separación de la mujer que lo gestó.

   El entrecruzamiento entre la capacidad de dar y la necesidad de apego, constituyen una trama vincular-afectiva que tiene la función de una anidación extrauterina.
Un niño que ya ha vivido una separación y un abandono, es un niño más demandante, porque ya conoce el abandono.

   Cuando una pareja o una persona desea adoptar, se debe elaborar una carpeta donde se evalúan los aspectos psicológicos, entre otros. Este diagnóstico debe hacerse con la mayor seriedad, sin pensar “que cualquier adopción siempre será mejor que un instituto”. Esto no es verdad, porque son muchas las personas que desean adoptar y esperan años hasta sortear la burocracia interminable.

   Una vez aceptado, padres y niño comenzarán una trama vincular constituyente, y otra falla para el niño podría ser causante de un duelo muy difícil de elaborar. El temor a los nuevos vínculos, a querer y la desconfianza para no correr el riesgo de un nuevo abandono pueden ser irrecuperables. En el período de guarda, ya se arman vínculos fuertes, que deben ser preservados, salvo en los casos de maltrato infantil, como se haría con los lazos cosanguíneos.

   Así como no se puede retornar al vientre materno por arrepentimiento, los niños no pueden quitarse. El temor a esta posibilidad trae una angustia latente en todos los padres e hijos adoptados y esto puede producir una inestabilidad inadecuada. El vínculo a través de la adopción es fundante, es el de una verdadera paternidad que no puede interrumpirse sino con la marca de un duelo indeleble.


Lic. Eva Rotenberg
Autora del libro “Adopción, el Nido anhelado”, Lugar ed.
Coordinadora del área de adopción de la Asociación Psicoanalítica Argentina.
Coordinadora del área de adopción de la Asociación Médica Argentina.
Directora de ¨La Escuela para Padres¨.
www.escuelaparapadres.net

 

 

Teléfono de la Escuela para Padres: (54-11) 4803-6454

 
 
Copyright © 2003 escuelaparapadres.net
Escuela para padres® es una marca registrada.
Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723.